Día 1. La llegada

Después de un largo recorrido de 3 días desde Barranquilla hasta Guicán, Boyacá nos pudimos registrar en la oficina de Parques Nacionales, ubicada en la plaza del pueblo. Guicán es conocido no solo por sus aguas termales, cultivos de truchas (deliciosas truchas), gran variedad de orquídeas, sino también por ser la puerta de entrada al Parque Nacional Natural Sierra Nevada del Cocuy.

El funcionario del parque nos pregunto, mientras nos dictaba la charla de precauciones y las distintas actividades que se puede hacer dentro del PNN Sierra Nevada del Cocuy: “¿De dónde vienen?”, y nuestro grupo sonrió y respondió al unísono “De Barranquilla”. Un poco asombrado, nos recomendó que una vez llegáramos a las Cabañas de Kanwara, donde nos hospedaríamos durante nuestra estadía, que nos reposáramos y camináramos un poco, para acostumbrar esos pulmones costeños a la los 3.950 metros de altura. Y así fue, llegamos antes de medio día a Kanwara, y Don Hernando (el administrador de las cabañas) nos recibió con un “desayuno” que parecía más bien el almuerzo. Les recomiendo tener buen apetito, ya que cada comida viene acompañada de sopa, plato fuerte, postre y jugo y no son porciones pequeñas.

Día 2. Laguna De Los Verdes

Al día siguiente temprano en la mañana, decidimos que ya podíamos hacer la actividad más “corta” dentro de las varias que se puede hacer; ir a Laguna de los Verdes a  4.400 metros de altura. Durante el camino pasamos riachuelos, rocas, vimos uno de los tantos picos nevados, nos llovió aun que era más granizo que lluvia y salió el sol una y otra vez.

Luego de 4 horas llegamos al Alto del Cardenillo, un pico rocoso de color negro, donde pudimos ver  toda la laguna y el valle donde se encuentra, en este punto decidimos comer y descansar. El guía nos recomendó que no hiciéramos el descenso de una hora para llegar a la laguna, ya que no teníamos mucho tiempo y el clima estaba empeorando, de hecho durante el regreso nos llovió todo el camino. Totalmente mojados y muertos del frio regresamos a la cabaña en busca de una bebida caliente. El paseo mas “corto” no fue tan fácil como esperábamos. La noche llego rápido y luego de tanta lluvia el cielo se despejó y la luna llena iluminó los picos nevados completamente, un paisaje realmente hermoso.

Día 3. Ritak’uwa Blanco

Salimos bien temprano rumbo al pico Ritak’uwa Blanco; buscábamos ascender hasta los 5.000 metros donde está el borde de nieve. El sol estaba radiante y el camino bastante embarrado, pasamos por muchos riachuelos de deshielo, mucha roca y el camino es tan inclinado que la mayoría de las veces pensamos que no íbamos a poder subir o bajar.

Los mojones nos iban marcando la altura y el camino hacia el pico nevado, uno piensa que la altura no le va afectar pero como se equivoca; el último tramo para llegar a borde de nieve es de 20 minutos a pie y realmente se hace notar la escases de oxígeno, ¡pero llegamos! Estuvimos un buen rato en el pico, desde allí se podían observar a los lejos las cabañas, las nubes nos pasaban, el viento estaba helado, pero el sol nos calentaba.

Esa última noche en la cabaña, comimos una excelente trucha preparada por la esposa de Don Hernando. El día fue largo, estábamos bastantes cansados.

Día 4. Descanso y retorno

Decidimos levantarnos tarde, desayunamos, hablamos un rato con los locales, reparamos la llanta de la camioneta que tenía un tornillo enterrado y empezó nuestro descenso hacia el pueblo de Guicán, para pasar la tarde en las aguas termales, que en realidad nunca llegamos a ella, ya que estaban repletas de gente. Nos hospedamos esa noche en una casona vieja convertida en hotel y junto a la chimenea del bar pasamos nuestra última noche en Boyacá.

Recomendaciones:

  • Siempre ir con un guía a cualquier lugar dentro del Parque, los caminos aun cuando están marcados, no son fáciles de reconocer (link  http://www.eltiempo.com/archivo/documento/MAM-507551)
  • Llevar un impermeable, en este lugar siempre hay posibilidad de lluvia y el clima cambia rápidamente.
  • Guantes, gorro, lentes de sol y bloqueador solar son necesarios para la subida al pico nevado.
  • Ir siempre bien abrigado y vestir en capas.
  • Beber mucho líquido, el cuerpo no está acostumbrado a las condiciones aunque parezcan fáciles.
  • Alimentarse bien, en estas condiciones el cuerpo necesita mucha energía.